“Como cualquier otra cartografía, sea cual fuera su tiempo y su lugar, se trata aquí de la invención de estrategias para la constitución de nuevos territorios, otros espacios de vida y de afecto, una búsqueda de salidas hacia fuera de los territorios sin salida” (Guattari & Rolnik, 2006, p. 24)

Colaborando para imaginar

En el campo de la creación artística hemos sido testigos de un cambio de paradigma. Por un lado, una forma de apropiación de lo colectivo que se ciñe al llamado “paradigma contemporáneo”, donde el valor de la obra reside en su capacidad de establecer su propia definición y autonomía, cuestionando sus límites y fronteras disciplinares. Opuesta, por otro lado, al “paradigma moderno”, donde el valor de la obra se aloja en las destrezas y aspectos formales de la misma (Atkinson, 2002; Heinch, 1998, citado por Perniola, 2004).

Siga leyendo el artículo de: Cristóbal Bianchi G. y Diana Duarte B. en la página 12 de nuestra Revista de Gestión Cultural MGC.  Seguir leyendo