Con una serie de preguntas sobre sus estrategias de ubicación, producción y participación, nos acercamos a tres galerías de arte de Santiago, ubicadas en contextos singulares de la ciudad y que buscan nuevos modos de relacionarse con su entorno inmediato1. Estos tres espacios ponen en evidencia la consideración de lo político en la decisión de localización en la escena urbana, la participación en la dinámica social y la relación entre arte contemporáneo y espectadores, desplegando diferentes estrategias físico-espaciales, sociales y curatoriales que ayudan a repensar lo público. Todos operan como plataformas autogestionadas para artistas emergentes y son reconocidos en el ámbito del arte nacional, tanto por los creadores y obras que exhiben como por su gestión cultural.

Siga leyendo el artículo de: Pilar Ortiz, Paola Velásquez y Alejandra Delgado en la página 18 de nuestra Revista de Gestión Cultural MGC.  Seguir leyendo