Abril Becerra |Lunes 23 de octubre 2017

Este martes el Senado votará el proyecto que permite la capitalización de TVN. Ante ello, la directora del Observatorio de Medios FUCATEL afirmó que, independiente que estos recursos se aprueben o no, la señal requiere una reestructuración urgente. “La señal principal de TVN, que es la de las grandes audiencias, debe tener una oferta programática propia de un canal público, algo que sea realmente alternativo al de los otros canales”, dijo.

El pasado lunes, el sindicato N°3 de trabajadores de Televisión Nacional de Chile llamó a través de redes sociales a aprobar el proyecto que le otorga al canal cerca de US$47 millones: “Nuestra televisión pública enfrenta su hora más difícil y necesita el apoyo de todos para salir adelante. Chile no sería igual sin TVN”, señaló  la agrupación en su cuenta en Twitter. Sin embargo, luego de unas horas, la organización volvió a insistir: “Por estos días TVN cumple 48 años de historia. ¿Qué pierde Chile sin un canal de televisión pública?”

Y es que para los trabajadores de la señal la situación no es menor, ya que si estos recursos no son aprobados el canal podría sufrir su venta o su eliminación.

Frente a ello,  Manuela Gumucio, directora del Observatorio de Medios FUCATEL, indicó que el proyecto que  permite la capitalización TVN, y que se encuentra en el Congreso desde 2008, perdió el sentido original de la iniciativa: “Esta ley  buscaba hacer todo lo posible porque TVN fuera de verdad un canal público, pero poco a poco se fue como desacelerando el proyecto principal y se fue terminando en esta última etapa de indicaciones sustitutivas. Entonces, se fue abandonando la idea original”.

Por otro lado, la especialista planteó que la crisis podría haberse evitado, ya que en su opinión, el canal pudo haber “hecho cosas originales” para destacarse respecto de otros proyectos televisivos. “En ese sentido, creo que hubo una  mala política, sin lugar a dudas”, afirmó.

Al mismo tiempo, manifestó que para que TVN posea una segunda señal de carácter cultural, se debe, en primer lugar, ejecutar una reestructuración de las finanzas del canal. “La señal principal de TVN, que es la de las grandes audiencias, debe tener una oferta programática propia de un canal público, algo que sea realmente alternativo al de los otros canales. Eso debe hacerse antes de estar con muy pocos recursos haciendo una segunda señal. En ese sentido, creemos que incluso puede ser negativo hacer  una señal que ni siquiera se sabe cómo la han pensado”, dijo.

Actualmente, TVN cuenta con más de mil trabajadores que se verían afectados de no aprobarse esta iniciativa. En este sentido, desde el Sindicato N°3 afirman que desde 1992 que el Estado no capitaliza al canal, por lo que resulta urgente que el Congreso apruebe los montos en discusión.

Para ésta y otras noticias culturales http://radio.uchile.cl/cultura/