Autor: Rodrigo González M. 13/10/2017

Este viernes se promulga la ley que crea la institución que unificará el Consejo de la Cultura y la Dibam. La puesta en marcha debe concluir antes de mayo.

Es una buena coincidencia de fechas: en la misma velada de los Museos de Medianoche, la presidenta Michelle Bachelet promulgará este viernes la ley que crea el nuevo Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. La ceremonia que inicia el proceso de unificación del actual Consejo de la Cultura (CNCA) y la Dirección de Archivos, Bibliotecas y Museos (Dibam) será a las 18.15 horas en el Patio de los Naranjos. Luego vendrá un concierto de la Orquesta Nacional Juvenil, después el show Violeta en los balcones a las 20 horas en La Moneda y, finalmente, más de 110 museos de todo el país abiertos hasta las 12 de la noche.

La creación del Ministerio de las Culturas es la conclusión de un largo proceso, que en rigor se remonta a la instauración del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes en el gobierno de Ricardo Lagos, el despacho del proyecto de ministerio en la administración de Sebastián Piñera y la indicación sustitutiva que sometió aquel mismo proyecto a una consulta ciudadana en el actual gobierno de Michelle Bachelet. Tras la promulgación de hoy , el proyecto pasa a Contraloría y en 10 días máximo la ley será publicada en el Diario Oficial.

Legalmente, desde ese momento existirá el nuevo ministerio, pero en la práctica la puesta en marcha de la teoría toma bastante tiempo. Hasta mayo, como plazo definitivo. Es decir, incluso bajo otro gobierno. “Paralelamente a la ley del nuevo ministerio hay dos Decretos con Fuerza de Ley (DFL) que estipulan cuánto tiempo debe pasar para que el Ministerio de las Culturas entre en vigencia. Indica seis meses”, dice el ministro de Cultura Ernesto Ottone.

La futura institucionalidad de Ministerio de las Culturas versus la actual de Consejo de la Cultura y Dibam significará mayor autonomía y la capacidad de la nueva Secretaría para actuar como órgano rector en materia cultural y patrimonial. También buscará la descentralización y la coordinación para evitar superposición de actividades similares entre Consejo y Dibam.

La creación del Ministerio de las Culturas incorporará al Consejo de la Cultura, a la Dibam y al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) bajo un mismo paraguas, con sede en Valparaíso.

La Subsecretaría de las Artes reemplazará al actual Consejo, y la Subsecretaría del Patrimonio Cultural a la Dibam y el CMN, aunque incorporando algunas áreas del Consejo como el patrimonio inmaterial.

Para concretar esta orgánica se destinarán, según el ministro Ottone, cerca de $ 17 mil millones al presupuesto actual del CNCA y la Dibam, que bordea entre ambos los $ 172 mil millones anuales. Gran parte de la inyección se destinará a la homologación de sueldos y a la creación de 451 puestos de trabajo, 345 en regiones y 86 en Santiago.

A pesar de que la implementación inicial toma seis meses, el ministro Ernesto Ottone reconoce que la simbiosis total de ambos organismos es una carrera de fondo. “Es imposible que en tan poco tiempo esté totalmente implementado el nuevo ministerio. Sólo el proceso de traspaso de funcionarios y la determinación de los nuevos grados tomará cerca de cuatro años. Por otro lado, la construcción de las oficinas de los archivos regionales va a tomar ocho años”, explica. El caso de los trabajadores de la Dibam es uno a resaltar: “Los funcionarios de la Dibam y el CMN se verán beneficiados, porque se homologarán las remuneraciones. Aquellos profesionales ganan menos que los del Consejo, pero ahora sus sueldos serán equivalentes. Significa, también, que habrá igualdad de condiciones para desarrollar políticas de Estado”.

También se ratifica que los Premios Nacionales de Artes de la Representación, Artes Visuales, Literatura y Música pasan desde el Ministerio de Educación a Cultura y que ahora se agregarán jurados provenientes de las respectivas áreas, otorgándole más representatividad a los galardones.

Y entre tanta carga presupuestaria para el país con la reformas de educación en curso, por ejemplo, ¿cómo se abre paso un Ministerio de Culturas? Ottone responde: “Gran parte del personal e infraestructura ya existe, sobre todo en Santiago. No hubo que desarrollar nuevos espacios. Donde se van a crear nuevos puestos de trabajo es en regiones, con las direcciones regionales del Servicio de Patrimonio, por ejemplo, que hasta ahora no existen”.

Para ésta y otras noticias culturales http://www.latercera.com/