Durante 2017 hubo una intensa actividad institucional asociada a las economías creativas: se lanzó el primer Plan Nacional de Fomento a la Economía Creativa 2017-2022; se anunció el lanzamiento del Programa Estratégico Nacional de Economía Creativa – Chilecreativo, Corfo; se creó un fondo piloto para la atracción de grandes producciones cinematográficas internacionales y se estableció una serie de iniciativas locales para el sector, en las ciudades de Valparaíso, Concepción y Valdivia. Se trata de varias iniciativas para un solo año, por lo que merecen ser puestas en contexto. ¿Cuál es el interés del Estado en fomentar al sector creativo? ¿Cómo se coordinan entre sí? ¿Por qué se asocia cultura con desarrollo productivo? Se trata claramente de un concepto que ha encontrado eco dentro de la política económica y cultural, y que es necesario interpretar.

En la historia reciente de nuestro país, el interés por la dimensión económica de la actividad cultural se puede rastrear formalmente al año 2003, con la publicación de un primer estudio realizado por el recién creado Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) y el Convenio Andrés Bello, titulado “Impacto de la cultura en la economía chilena: Participación de algunas actividades en el PIB. Indicadores y fuentes disponibles”. El documento definía una serie de actividades relacionadas a las industrias creativas –como el cine, televisión, radio, espectáculos y servicios editoriales y de imprenta–, estimando un aporte de al menos un 1,6% del PIB para los años 1996-2000. Ese documento ha servido como línea base y justificación para la creación de varios programas y estudios posteriores.

Siga leyendo el artículo de: Felipe Mujica C. Economista de la Universidad Autónoma de Madrid. Maîtrise en Economía Internacional, Universidad Paris-Dauphine. Músico. Ha sido Director de Programas Estratégicos del Departamento de Fomento de las Artes e Industrias Creativas del CNCA, Director Comercial de NAVE y de Espacios Revelados. Actualmente es Gerente del Programa Estratégico Nacional de Economía Creativa, CORFO, en la página 12 de nuestra Revista de Gestión Cultural MGC.  Seguir leyendo