En la sexta versión del Congreso del Futuro, realizado el pasado mes de enero de 2017 en Santiago, pudimos constatar que la creatividad no solo es terreno de los artistas, sino que tiene un valor y un lugar trascendental en la vida humana, en la ciencia, la tecnología, la economía y en nuestra democracia.

La economía creativa, –y su doble e indisoluble ámbito de investigación y desarrollo, la dimensión económica y el desarrollo sociocultural–, es en muchos países del mundo un tema de primer orden. Así quedó demostrado en las diversas ponencias de los principales profesionales nacionales e internacionales, quienes nos juntamos en Santiago en este congreso antes mencionado. En él tuvimos la posibilidad de compartir conocimientos para identificar necesidades, problemáticas y buscar soluciones que logren la instalación de mejores respuestas, políticas públicas, planes y programas que permitirán, en materia de creatividad, arte, cultura y economía, un mejor fomento a la economía creativa.

Siga leyendo el artículo de: Leonardo Ordóñez G. Magíster en Políticas Públicas y Gobierno de FLACSO. Administrador Público y Licenciado en Gobierno, Gestión Pública y Ciencia Política, Universidad de Chile. Gerente General de la Fundación Santiago Creativo para el desarrollo de la Economía y la Industria Creativa en la página 20 de nuestra Revista de Gestión Cultural MGC.  Seguir leyendo