Políticas culturales y gestión, confluencias entre las políticas culturales y las políticas públicas

Desde un punto de vista sociológico y antropológico, las políticas culturales son en sí mismas políticas públicas. No relacionarlas es no entender la esencia de “lo público” y tampoco la esencia de “lo cultural”. Sin embargo, lamentablemente, en la actualidad en muchos países estos conceptos se manejan en forma separada, por “sectores”, sea por confusiones endémicas, por cuestiones prácticas –las partidas presupuestarias– y/o por intereses creados. En Chile con mayor razón, debido a que aún “cultura” se usa reducidamente como sinónimo de “artes y patrimonio”, dentro de una perspectiva sesgada donde las políticas públicas y las políticas culturales van por carriles diferentes. No obstante, en realidad cualquier política pública induce conductas humanas que influyen directa o indirectamente en nuestros idearios y modos de vida cotidiana y, por lo tanto, construyen cultura. Las formas de estar, hacer, tener y ser de los pueblos, en gran medida se van tejiendo –social e históricamente– en base a políticas públicas.Pero si hoy las políticas culturales chilenas están principalmente dirigidas hacia las artes y el patrimonio –sin desconocer el valor que ello significa–, inevitablemente se generan vacíos, contradicciones, descuidos y omisiones. Temas tan relevantes como el medio ambiente, la relación de género, la descentralización, la identidad y desarrollo de las culturas locales, el destino de los pueblos originarios, las migraciones y el multiculturalismo, sólo se pueden resolver de buena forma si se asumen los cruces que naturalmente existen entre lo público y lo cultural.Asimismo ocurre con el racismo y el clasismo, la inclusión y movilidad sociales, problemas que son intrínsecamente culturales, donde las políticas públicas –partiendo por la educación– deben construirse desde lo cultural. Lo propio ocurre con el lenguaje, que de por sí crea realidades, tejidos sociales, espacios públicos, políticas e identidades. De allí que las lenguas sean tesoros humanos, patrimonios inmateriales, aunque en nuestro país todavía no sepamos valorarlas: ni el castellano-chileno, ni el mapudungún, ni el aymara o el rapa nui –entre otras–, son prioridad.

En buena hora, sin embargo, actualmente en Chile se estudia la creación de un “Ministerio de la Cultura”, lo cual significa dar nuevos pasos para poder construir un mejor país, con una mejor sociedad, considerando ojalá la cultura en un sentido más amplio, profundo e integral. Consecuentemente, tanto más pertinente sería pensar en un “Ministerio de las Culturas”, toda vez que el siglo XXI deviene multicultural y la diversidad de nuestro país así lo amerita. Pero sea como sea, lo más relevante es comprender que al abordar lo público y lo cultural se está atendiendo a la vida integral del ser humano, con mayor consciencia y libertad para desarrollarnos no sólo en las artes y el patrimonio, sino en todas las dimensiones que nos caracterizan, valorando y respetando las diferencias, mejorando nuestra capacidad de comunicarnos, interactuar y convivir.

Lo anterior es doblemente decisivo, por cuanto hoy vivimos en una permanente tensión entre la escala global y la escala local de la cultura, escenario que obliga a repensar las políticas públicas mejor articuladas con las políticas culturales. Por de pronto, la construcción de identidad y sentido de pertenencia aparecen como esenciales para la psiquis y bienestar humano. Creer y trabajar por lo propio es el punto de partida para poder desarrollar una autoestima que permita sanamente valorar, convivir e interactuar con «los otros», diferentes, igualmente legítimos y necesarios para compartir y enriquecer un mismo territorio, allí donde los espacios públicos generan contextos que se entrecruzan y circulan, junto con vincularse con el mundo.

Un proyecto de país se construye fundamentalmente en base a políticas públicas y culturales, en cuanto éstas sean capaces de pensarse y aplicarse articulada y orgánicamente. Y en esto la gestión cultural tiene mucho que decir y hacer, pues en el fondo se trata de «políticas profundas », en tanto trabajamos con y por la vida y desarrollo integral del ser humano; trabajamos al servicio de nuestro consciente e inconsciente colectivos, con un pasado, presente y futuro siempre interactivos y dinámicos, social e históricamente. De allí la relevancia de abordar estos temas en el presente número de la Revista MGC.

 

Índice

 

Editorial Confluencias entre las políticas culturales y las políticas públicas Gabriel Matthey 4-5
Una Mirada Políticas culturales bajo la lupa ciudadana Ana María Foxley Rioseco 7-12
Perspectiva Participación y transparencia: dos aspectos pendientes en la agenda de la gestión cultural en Chile Cristian Antoine Faúndez 13-15
Tres pruebas en una década de políticas culturales Arturo Navarro Ceardi 16-18
Libros chilenos: de Chile para el mundo María Isabel Molina Valenzuela 19-21
Hacer de la ciudad un objeto de políticas culturales Luis Campos Medina 22-24
Política para la construcción de una nueva sociedad Roberto Morales Urra 25-28
Aportes sobre el proyecto de reforma de la institucionalidad cultural chilena Norma Muñoz del Campo 29-32
Sección Internacional

 

El contexto francés   33
Descentralización y cultura: ¿hacia un gran cambio? Jean-Pierre Sáez 34-36
Territorios Culturales

 

 

Parinacota tv, el Altiplano en pantalla abierta Lídice Varas 38
Centro Cultural de Alto Hospicio Paulina Olivares Marín 39
www.elotrocine.cl Wladimyr Valdivia Westphal 40
Encuentro internacional de escritores Omar Monroy 41
Galeria Chile Arte Alejandra Araya Hernández 42
Fiesta de la Chaya Constanza Santibáñez 43
Macleta: mujeres arriba de la cleta Cynthya Silva 44
Festival Teatro Coya Maura Aranda 45
La ruta del mural de Cauquenes Jorge Salazar Salgado 46
Proyecto CulturizArte Staff CulturizArte Chillán 47
XII Festival Internacional de Cine y Video de los pueblos indígenas   48
Festival del bosque Unidad de comunicaciones reserva biológica HuiloHuilo 49
Encuentro nacional de folclor junto al lago   50
Museo de sitio escuela antigua de Cerro Castillo   51
Fundación Jorge Sharp Corona Jorge Sharp Galetovic 52
  Emergencia Cultural

 

Gestión cultural y asociatividad institucional Soledad Hernández Tocol 54
El papel de la gestión cultural en la producción del espacio público Diana Duarte Bernal 55
Un desafío pendiente: la cultura como cuarto pilar del desarrollo Patricio Espinosa Polanco 56
La gestión cultural en el Chile de hoy, desde la mirada de los gestores Cristóbal Córdoba Sánchez 57