No son pocos los reportes de organismos internacionales que señalan que México es líder continental en economía creativa. Según un estudio reciente de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD), titulado “Informe sobre la economía creativa 2010”, nuestro país está dentro de las primeras 20 naciones en esta materia. Estamos ya al cierre de un sexenio que comenzó creando áreas como el Instituto Nacional del Emprendedor, y rediseñando otras desde las cuales se podría haber impulsado con mayor determinación el sector de la economía creativa.

Sin embargo, todo ese discurso en favor de la economía creativa parece haberse estancado en iniciativas gubernamentales. En 2012, el entonces Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta ) convocó por primera vez a los interesados en recibir estímulos para la creación de micro y pequeñas empresas culturales, el cual ha sido ya cancelado; lo hizo de la mano del Grupo Financiero Banorte y Nacional Financiera, para lo cual destinó un millón de pesos mexicanos. Hoy ya no existe. Otra de las iniciativas fue la que el entonces titular del también CONACULTA, Rafael Tovar, anunció como un proyecto de inversión de 120.000.000 de pesos mexicanos para emprendedores, y un Programa Nacional de Fomento y Estímulo a las Industrias Culturales Creativas y a Empresas Culturales. Es necesario precisar aquí cuatro cosas: ex. 1.- CONACULTA no destinará nada. Será la banca comercial (que por cierto, tienen que averiguar qué banco son, porque nadie lo dice) 2.- Meten en un mismo saco, industrias culturales, creativas, empresas y lo que se acumule a lo largo del año 3.- Hablan de la presentación del Programa Nacional de Fomento y Estímulo a las Industrias Culturales Creativas y a Empresas Culturales…No es verdad, no existe tal programa 4.- Meten en la misma rueda de prensa a NAFINSA para precisar que el apoyo será en capacitación, asistencia y financiamiento (y no dice a través de quién); al Instituto del Emprendedor para que se estrene en el sector; al FONCA para que diga que el Sistema Nacional de Creadores promete dejar de ser un sistema de pensiones; a la coordinación del Comité de Crédito Pymes de la Asociación de Bancos de México para tratar de explicar todo lo anterior…Por favor señores, tómense su tiempo y háganlo mejor; los del CONACULTA estudien bien lo que van a decir, y los reporteros y jefes de edición también. Quien daría los recursos sería la banca comercial a través de créditos3, y que el anunciado programa también ha dejado de existir.

Siga leyendo el artículo de: Carlos Lara G. es Licenciado en Ciencias y Técnicas de la Comunicación, Universidad del Valle de Atemajac (UNIVA). Magíster en Difusión de la Ciencia y la Cultura en el ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara y Doctor en Derecho de la Cultura en la Universidad Carlos III de MadriD en la página 30 de nuestra Revista de Gestión Cultural MGC.  Seguir leyendo