En la vorágine del individualismo contemporáneo, nos olvidamos del arte como medio de expresión y reflejo de las comunidades, y perdemos de vista los espacios que nos permitían la relación y el encuentro.

Siga leyendo el artículo de: Romina Aguirre V. en la página 64 de nuestra Revista de Gestión Cultural MGC.  Seguir leyendo