Uno de los talones de Aquiles que tiene la gestión cultural en Chile está en sus municipios.

Bien lo sabía el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) cuando, en la década pasada, buscó fortalecer la gestión cultural municipal entendiendo que en ese territorio se jugaba buena parte de aquello que entendemos por acceso a las manifestaciones culturales, participación de procesos colaborativos y creativos, resguardo y valoración del patrimonio, y educación artística, entre otros (CNCA, 2006). La evidencia, no obstante, demostró y demuestra (CNCA, 2013) que esa cancha sigue siendo un territorio hostil a las intenciones de la institucionalidad cultural nacional, y al desarrollo artístico y cultural en general. Un caso que refleja lo anterior es la comuna de Melipilla y un ejemplo de ello es lo que ocurre con su recientemente creado Centro Cultural Teatro Serrano. En los siguientes párrafos describiré lo que podría ser un caso paradigmático para el resto del país.

Siga leyendo el artículo de: Jorge Saavedra Utman en la página 34 de nuestra Revista de Gestión Cultural MGC.  Seguir leyendo