Autor: Paula Yévenes. 05/08/2017

La iniciativa, que partió en febrero, busca mejorar la sensación de “seguridad y limpieza”. Inversión en algunos ejes llega a $ 18 millones.

Un Santiago seguro, limpio y ordenado. Esa fue una de las promesas del alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, al comienzo de su administración. Y bajo esa premisa se instauró un programa de recuperación de fachadas de inmuebles, que desde febrero de este año ha beneficiado a distintos sectores, como el Barrio Lastarria. Sus resultados y evaluación de los residentes aún no se conocen, pero las expectativas son altas.

La reparación más reciente, que tuvo lugar desde la calle Miraflores hasta Ismael Valdés Vergara, abarcó propiedades públicas y privadas y contempló una inversión cercana a los $ 13 millones, costeados con fondos municipales.

Sin embargo, según explicó la autoridad comunal, los valores pueden variar entre $ 12 y $ 18 millones, según la extensión del tramo.
Alessandri aseguró que “estamos muy conscientes de esta teoría de que los vidrios rotos, la ciudad desordenada, sucia y con poca iluminación, ayuda a la sensación de inseguridad. Entonces, estamos en esta batalla, para tener una comuna segura y limpia”.

Metodología

La metodología implementada es sencilla: consiste en repintar muros y cortinas con colores similares a los existentes, aplicar limpieza química a los rayados en superficies lisas -que no son posibles de pintar-, e hidroarenar fachadas firmes y sin pintura. No obstante, no todos los edificios pueden optar a esta mejora, pues la altura máxima para realizar la intervención es de tres metros. O sea, orientada a peatones.

Para Arturo Orellana, Magíster en desarrollo urbano de la Universidad Católica, “cualquier intervención sobre la recuperación de fachadas en barrios patrimoniales, constituye un cambio de imagen que tiene que ver con la idea de quitar esta sensación de abandono, de descuido hacia la población de esos barrios”.
Añadió que lo anterior “tiene que ir acompañado de un cambio cultural de la población residente, que ellos sean una especie de fiscalizador para conservarlo”.

Para ésta y otras noticias culturales http://www.latercera.com/